Todos estamos locos por aquí

¿Quién no recuerda al Conejo Blanco, a la Reina de Corazones o al Gato de Cheshire? ¿No has deseado alguna vez tener esa botellita con la etiqueta “bébeme” para darle un sorbito y menguar como por arte de magia? Y… ¿qué me dices de poder celebrar tu “no cumpleaños” una y otra vez con la Liebre de Marzo y el Sombrerero Loco?
Estoy segura de que la respuesta en casi todos los casos ha sido afirmativa y es que resulta que, junto con “El Principito“, “Alicia en el País de la Maravillas” es una de las joyas de nuestra infancia.


Charles Lutwige Dodgson, más conocido como Lewis Carroll, nació en Cheshire, Inglaterra, en 1832. Era matemático de profesión, aunque sentía cierta predilección por las letras y el teatro.

Charles DodgsonUn día de 1862, concretamente la tarde del 4 de julio,  Carroll se encontraba en una excursión con tres niñas a las que enseñaba matemáticas (una de las cuales se llamaba Alicia, of course) y fue en ese momento cuando inventó su famoso cuento. Lo improvisó con un verso perfecto, sencillo y fácil de comprender aunque repleto de juegos de palabras. Recurrió al mundo de los sueños, dando así forma a una historia absurda en su apariencia pero real como caricatura.
Murió el 14 de enero de 1894, permaneciendo sin embargo en la memoria de casi todos los adultos y niños.

Acertijos, fantasía, matemáticas y aventura. ¿Acaso se puede pedir algo más? Originalmente existen dos libros: “Alicia en el país de las maravillas” (Alice’s Adventures in Wonderland) y “A través del espejo y lo que Alicia encontró allí” (Through the Looking Glass and what Alice found There). Este segundo no es otra cosa que la continuación de las aventuras de Alicia, aunque se encuentra plagado de juegos lingüísticos y lógicos que hace que sea algo más complicado para los niños.

Lo que muchos afirman, incluida una servidora, es que es muy pero que muy recomendable releer este libro cuando somos adultos. O un poco menos niños, vaya. Y es que esta segunda lectura nos abre un sentido distinto de las palabras de Carroll, un universo oculto a los ojos de los niños pero patente en la de los mayores: el paso de la infancia a la edad adulta (o inicios de la edad adulta, quizás). Alicia ya no es una niña que se duerme y sueña cosas extrañas que sólo la fantasía puede explicar, sino que se enfrenta a un mundo que le resulta absolutamente extraño en el que a veces se siente muy pequeña y otras, demasiado grande.


Este clásico ha sido traducido a más de 170 idiomas y se han realizado numerosas adaptaciones al cine, televisión, teatro y hasta versiones gráficas y musicales (¿quién se acuerda del videoclip de Gwen Stefani?):

– En cuanto a las veces que se ha llevado a la gran pantalla, las más conocidas son la versión para niños de Disney (1951) y la versión de Tim Burton (2010). Además, el próximo 27 de mayo se estrenará en España la continuación, “Alicia a través del espejo“. Aquí os dejo el tráiler para ir abriendo boca.
– La televisión también ha tenido su ración de Alicia gracias , entre otras, a la producción de la cadena estadounidense ABC titulada “Once Upon a Time in Wonderland“. Para todos aquellos que no la conozcan, esta serie es un spinoff de la serie original Érase una vez” (“Once Upon A Time, o OUAT para entendernos) que se basa en el País de las Maravillas. Al igual que su predecesora, entrelazan personajes de cuento como Aladín, Jafar, Robin Hood o Maléfica, entre otros. Sin embargo, fue cancelada tras una temporada por su bajo nivel de audiencia, mientras que OUAT sigue en pie de guerra tras 5 temporadas.
– 
Por último, también se ha representado de forma teatral en Alice’s Adventures Underground, una producción para adultos dirigida por Les Enfants Terribles.
¿El escenario? Las bóvedas con aspecto de madriguera bajo la estación londinense de Waterloo, lo que convierte este clásico infantil en un paseo interactivo. Esta original versión  divide a los espectadores en dos grupos dependiendo de si escogen “cómeme” o “bébeme” y luego los vuelve a dividir en subgrupos aún más pequeños de corazones, diamantes, picas y tréboles para acabar asignándoles la tarea de encontrar quién ha robado las tartas de la reina de corazones y localizar a Alicia.
En un principio se llevó a cabo el año pasado, pero tras la abrumadora respuesta del público parece que este año van a repetir la experiencia.

Aunque Carroll nunca se imaginara que llegaría a tener un éxito tan rotundo, su primera tirada con las excepcionales ilustraciones de John Tenniel se agotó en seguida y, desde entonces, nunca se ha dejado de imprimir.
Durante todo el año pasado se realizaron multitud de eventos para conmemorar el 150 aniversario de este mundo de fantasía: se celebraron galas imitando la merienda del Sombrerero Loco, carreras de disfraces basadas en los personajes de Alicia, exposiciones de arte basadas en la obra de Carroll y clásicas lecturas, charlas, mesas redondas y conferencias.

Además, el 4 de julio de cada año se celebra en Oxford el festival Alice’s Day, en el que la ciudad inglesa se engalana y celebra la gran obra maestra de su escritor preferido. Disfraces, representaciones teatrales, música, exposiciones, etc. ¡Todo es posible en el País de las Maravillas!

 Si después de este breve repaso os apetece volver a disfrutar de este clásico, aquí os dejo la wikipedia exclusiva de Alicia y algunas de las ediciones más originales (la mayoría son ilustrados, porque… “¿de qué sirve un libro sin dibujos ni diálogos?”).
Untitled design (2)

La imaginación es la única arma en la guerra contra la realidad.

Anuncios

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s