DIOS Y EL ESTADO, Mijail Bakunin

Autor Mijail Bakunin 

Año de publicación 2009 (Original 1882)

Editorial Pensamiento Colectivo (Diario Público)

Puntuación
8/10

Resumen Existen dos facultades inherentes al ser humano que le han permitido alcanzar el lugar en el que hoy día se encuentra: la facultad de pensar y la de rebelarse. Pero… ¿rebelarse contra qué? Contra lo irracional, lo antinatural, los fundamentalismos y la corrupción generalizada. En otras palabras: contra Dios, el Estado y la Propiedad.

Opinión personal Vocabulario fácil el de nuestro amigo Mijail pero con estructuras gramaticales complicadas y enrevesadas así que a veces se vuelve difícil seguir el hilo de la discusión. No debemos olvidar que, aunque los temas tratados sigan siendo importantes y estén todavía presentes hoy en día, la manera de expresarse a finales de siglo XIX no era, naturalmente, como lo es ahora.

En esta obra, los temas cruciales son dos: Dios y la religión y el Estado que, junto con la propiedad, conforman la tríada en la que se apoya la minoría dominante para sojuzgar a la mayoría desposeída. ¿Nada nuevo, verdad?
La crítica a la religión como “locura colectiva” que ha impregnado de tal forma nuestra sociedad es categórica, independientemente de que uno se considere o no a sí mismo anarquista (o con pensamientos revolucionarios anarquistas, mejor dicho). De hecho -y cito textualmente- “todo hombre es envuelto desde su nacimiento en la religión: la mama con la leche de la madre, la absorbe con todo lo que oye, en todo lo que ve. Ha sido tan alimentando, envenenado y penetrado por ella que más tarde, por poderoso que sea su espíritu natural, tiene necesidad de hacer esfuerzos inauditos para liberarse, y no lo consigue nunca de una manera completa”. En otras palabras, es indiscutible el papel de la Iglesia cristiana en el proceso de idiotización de la humanidad y el control de la autoridad eclesiástica de turno sobre la conciencia colectiva de la sociedad.
De la misma forma la burguesía utiliza la religión como látigo para dominar al proletariado tras someter a la nobleza y convertirse al fin en la clase dominante, defensora y conservadora del Estado. Es por ello que éste se convierte pues a su vez en la “institución regular de la potencia exclusiva de la burguesía. El Estado es la fuerza y tiene para sí ante todo el derecho de la fuerza, el argumento del fusil“.

Faltan diversos fragmentos en este libro aunque no es de extrañar pues gran parte del trabajo de Bakunin quedó sin terminar ni ordenar. “Dios y el Estado” es de hecho un fragmento: el libro posee algunos párrafos (incluyendo el que constituye el final del libro) que terminan abruptamente en mitad de una frase. Además es también posible encontrar notas al pie de página de hasta cinco párrafos de longitud que se extienden a lo largo de varias hojas. Cuando fue criticado por ello, él respondió: “Mi vida es un fragmento“.

bakunin-1Info adicional El título original que Bakunin dio a esta obra fue “Los sofismos históricos de la escuela doctrinaria del comunismo” y ha sido traducido a diversos idiomas, entre ellos el inglés, alemán, italiano, español, ruso, polaco, checo, rumano, holandés y yiddish.

Sin duda es una de las obras principales para entender el pensamiento materialista y revolucionario de Bakunin y del anarquismo muy a grandes rasgos. Incluso si no se está de acuerdo, creo que es verdaderamente útil leer de todo (bien para reforzar las convicciones propias, bien para poder argumentar en su contra)  así que si os entra el gusanillo y queréis leerlo, aquí os dejo un enlace (en formato PDF).

“Sobre mil hombres apenas se encontrará uno del que se pueda decir, desde un punto de vista no absoluto sino solamente relativo, que quiere y que piensa por sí mismo. La inmensa mayoría de los individuos humanos, no solamente en las masas ignorantes sino también en las clases privilegiadas, no quieren y no piensan más de lo que todo el mundo quiere y piensa a su alrededor; creen sin duda querer y pensar por sí mismos, pero no hacen más que reproducir servilmente, rutinariamente, con modificaciones por completo imperceptibles y nulas, los pensamientos y las voluntades ajenas. Esa servilidad, esa rutina, fuentes inagotables de la trivialidad, esa ausencia de rebelión en la voluntad de iniciativa, en el pensamiento de los individuos son las causas principales de la lentitud desoladora del desenvolvimiento histórico de la humanidad”. 

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s