LA HISTORIA DE TU VIDA Y OTRAS HISTORIAS, Ted Chiang

Autor Ted Chiang

Año de publicación 2002

Editorial Vintage Books

Puntuación 8.5/10

Resumen ¿Y si la humanidad pudiera construir una torre tan tan alta que pudiera tocar la bóveda del cielo?  ¿Y si pudiéramos alcanzar tal grado de inteligencia que pudiéramos tomar conciencia de todos los procesos indivisibles e invisibles al ser humano en general? ¿Seríamos considerados dioses en ese caso? ¿Y si descubriéramos que los principios fundamentales de las matemáticas son arbitrarios e inconsistentes? ¿Cambiaría nuestra percepción del mundo entonces? ¿Y si existiera una ciencia para designar cosas que inmediatamente fueran reales solo con el hecho de nombrarlas? ¿Y si la exposición a un lenguaje alienígena cambiara para siempre tu percepción del tiempo? Bienvenida a la historia de tu vida… y otras historias.

Me topé con La historia de tu vida y otras historias hace un año, aunque quizás la palabra exacta no sea “topar”. En cuanto me enteré que la película Arrival estaba basada en un relato, me puse como loca a buscar cuál era exactamente… et voilàLa sorpresa fue encontrar que esa historia estaba incluida en un pequeño volumen de ocho relatos cortos de ciencia ficción.

En todas la historias se exploran en mayor o menor medida temas como el determinismo, el lenguaje y la hipótesis de Sapir-Whorf, una formulación fundamental para el relativismo lingüístico. En otras palabras: la forma en que una persona entiende y conceptualiza el mundo se encuentra estrechamente relacionada con las categorías gramaticales del lenguaje que esa persona habla. Pero es una vía de dos direcciones: no solo la lengua influye en la forma de percibir el mundo sino también al revés, el mundo y el conjunto de interacciones de cada individuo con este formatean su concepción del lenguaje. No es de extrañar, por tanto, que muchos de estos relatos me han encantado. Deformación profesional, yatusabe.

El primero, La Torre de Babilonia (Tower of Babylon), describe una inmesa torre que se alza sobre la llanura mesopotámica hasta la bóveda del cielo, gracias a la unión de la religión y la ciencia.
El protagonista y narrador Hillalum es un minero elamita cuya misión es llegar a la cima de la torre y abrir un túnel para así llegar a Yahvé, el dios supremo. Es una tarea ardua pues ascender hasta lo más alto le llevará meses, pero de esta forma conocemos los entresijos de la construcción de dicha obra y cómo se las apañan sus habitantes para sobrevivir alejados de la tierra. 

¿Hasta dónde puede el ser humano extender su inteligencia? En la actualidad se nos supone el uso de apenas un 15% de la capacidad cerebral disponible, pero… ¿y si pudiéramos acelerar ese proceso y aumentar las conexiones neuronales? ¿Abriría eso un nuevo campo de conciencia y conocimiento? Eso es precisamente lo que explora Comprende (Understand), el segundo relato de este compendio.
Leon Greco, un hombre normal y corriente, sufrió un grave accidente y pasó por un breve pero profundo estado de coma. Sometido a una serie de experimentos científicos y nuevas terapias, resulta que Leon ha desarrollado una inteligencia tan superior a la del resto de seres humanos que incluso es capaz de entender cómo funciona su propio cerebro y regular su existencia hasta límites insospechados. Eso sí, llegados a este punto, ¿cómo utilizará sus nuevos “poderes”? Es más… ¿Cuál es el límite ahora?

Dividido entre cero (Division by zero) es el tercer relato y plantea la posibilidad de que un día las matemáticas que actualmente usamos en nuestra sociedad a cualquier nivel resultaran ser inválidas o incosistentes. ¿Cambiaría por completo nuestra visión del mundo o, en cambio, seguiríamos como si nada?
Es uno de los relatos que menos me han gustado, la verdad. Soy consciente de que cualquier persona interesada por las matemáticas o las ciencias en general puede encontrarle más jugo a esta historia que el que he sacado yo. A pesar de ello, es fácil seguir el hilo de la historia (no al 100% pero casi).

Y llegamos a la joya de la corona: La historia de tu vida (Story of your life). Es el relato que da título a la recopilación y el que me hizo buscar el libro en primer lugar.
Aborda el primer contacto con una cultura alienígena desde la perspectiva de una de las lingüistas encargadas de comunicarse con los extraterrestres. Si bien es cierto que en la película la protagonista es una traductora (imagino que porque es más sencillo que la audiencia comprenda la figura y labores de una traductora), el perfil profesional realmente se adapta más al de lingüista.
No quiero avanzar mucho en esta historia porque en este relato es fundamental mantener el suspense. Simplemente diré que el ritmo de la narración no es progresivo y lineal y que, si una vez leído la cosa no queda muy clara, os recomiendo ver la película a la que hacía alusión antes. Aunque sea una adaptación y obviamente haya elementos que en el libro ni aparecen, puede daros una visión completa del enfoque lingüístico que trata Chiang en el relato. A continuación os dejo el tráiler para que vayáis abriendo boca:

Setenta y dos letras (Seventy-two letters) es una historia parecida a la Torre de Babilonia en el sentido de que ambas presentan un mundo alternativo con un conjunto de reglas físicas muy distintas a las actuales.
En este caso, la acción tiene lugar en la Inglaterra del siglo XIX. En una mezcla de magia y alquimia,  existen unas combinaciones de letras que consiguen dar vida a objetos inanimados para que realicen una tarea, siempre y cuando hayan sido elaboradas cuidadosamente e introducidas o impresas en sus superficies. El arte de la nomenclatura no es accesible a todos – solo unos pocos consiguen convertirse en verdaderos magos de la palabra. Nuestro protagonista, Robert Stratton, es uno de ellos y tiene un objetivo
 a largo plazo: mejorar las condiciones de vida de las clases más humildes. Pero quizás ese fin no sea tan relevante una vez descubra el gran secreto: la  humanidad está condenada a extinguirse.

Como pequeño intermedio entre relatos, La evolución de la especie humana (The evolution of human science) es un breve escrito para la revista científica Nature en el que el autor describe cómo será la ciencia en general durante el próximo milenio y qué avances tendrán lugar en el ámbito humano.

El infierno es la ausencia de Dios (Hell is the absence of God) es el penúltimo de los relatos y me ha resultado bastante sorprendente. La historia gira en torno a un universo fantástico en el que la existencia de Dios puede comprobarse de forma científica. Es más, los ángeles realizan visitas esporádicas a la Tierra cuando cambian de plano astral, algo que la población espera con ansias para poder recibir un don o un milagro (algo que no siempre ocurre).
Hay quien ama a Dios sin haber sido testigo de ninguna aparición y quien lo odia con todas sus fuerzas por haberse llevado algún ser querido. Sea como fuere, es difícil permanecer impasible ante cualquiera de las dos tendencias ya que, cuando alguien muere en este mundo, es posible ver su ascenso a los cielos… o su descenso al infierno. ¿Cambiarías tu fe y acciones para reencontrarte con tus seres queridos? ¿O harías caso omiso y serías fiel a tus convicciones?

Y llegamos al último relato de la recopilación. Bajo el título ¿Te gusta lo que ves? Documental (Liking what you see: a documentary), Chiang nos presenta una profunda reflexión sobre qué es la belleza y cómo nos afecta en nuestra vida diaria.
¿Qué harías si te dijera que existe una tecnología capaz de hacer que todas las caras que veas no sean ni guapas ni feas? Así es, en esta realidad -quizás no tan futurista al más puro estilo Black Mirror- existe un aparato que hace que no seas capaz de diferenciar un rostro bonito de uno no tan bonito porque ambos son “difuminados”, por así decirlo. Con testimonios a favor y en contra del dichoso aparatito (he de reconocer que algunos son muy convincentes, de uno y otro lado) te crea una sensación de angustia e inseguridad al pensar: ¿Qué haría yo? ¿Cómo sería un mundo sin prejuicios sobre el aspecto físico? ¿Estaríamos obviando una parte crucial de la vida misma?

 

Resultado de imagen de chiang tedInformático de profesión, el estadounidense Ted Chiang se ha dedicado y dedica, de forma ocasional y afortunadamente para nosotros, a escribir relatos cortos en los que mezcla la ciencia y la fantasía a partes iguales. Aunque no es un autor muy prolífico (ya que sólo ha publicado doce historias cortas hasta 2011) sí que ha ganado una serie de prestigiosos premios de ficción especulativa por sus obras: en concreto cuatro premios Hugo y cuatro premios Nébula, además de otros prestigiosos premios del género fantástico-scifi.
De hecho, esta obra fue publicada en noviembre de 1998 y ganó tanto el premio Nébula a la mejor novela corta como el premio Theodore Sturgeon Memorial el año después. Como he mencionado al principio, yo la conocía gracias a la gran pantalla y es que en el año 2016, la novela fue adaptada para la película La llegada (Arrival) del director canadiense Denis Villeneuve. ​ 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s