UN MUNDO FELIZ, Aldous Huxley

Autor Aldous Huxley

Año de publicación 1969 (2015)

Editorial DeBolsillo

Traducción Ramón Hernández

Puntuación 8/10

Resumen Imagina un mundo en el que los seres humanos no nacieran ni crecieran en el seno de una familia sino que fueran decantados y genéticamente condicionados en tubos de ensayo de manera totalmente aséptica. Imagina que la sociedad se encontrara organizada de modo que, inmediatamente tras tu decantación y acorde a tus potenciales habilidades, fueras asignado a una clase social o rango y toda tu vida orbitara en torno a un esquema predefinido: trabajo, relaciones sociales, tiempo libre… Imagina que no existieran preocupaciones, problemas ni trifulcas de ningún tipo y que cualquier contratiempo se resolviera con una pastillita mágica. ¿Apasionante, verdad? Bienvenidos a un mundo feliz. 

La sociedad de este nuevo mundo se ha postrado ante los dioses de la comodidad y el consumo (¡Vale más desechar que tener que remendar!) y el mundo se organiza en diez zonas en apariencia seguras y estables. No existen las principales y esenciales emociones humanas  porque sus habitantes, creados in vitro como si de una cadena de montaje se tratara, no están condicionados para ello.
Community, Identity, Stability. By Emily Carroll http://picturebookreport.files.wordpress.com/2010/09/bravenew2.jpgGracias al vertiginoso avance de la tecnología reproductiva, los cultivos humanos crean millares de individuos idénticos entre sí y con unas características determinadas que les ayudarán a integrarse en su clase social. Alfas, betas, deltas, gammas y epsilones son el ABC de la jerarquía. Como es natural, no todos ellos son educados de la misma forma ya que no todos ellos cumplirán las mismas funciones en el entramado social.
Eso sí, a todos ellos se les inculcan unos valores sociales  férreos mediante la hipnopedia, una técnica de aprendizaje involuntario mediante el cual reproducen l
as normas societarias una y otra vez mientras sus tiernos infantes duermen en sus cunas (algo con lo que muchos soñábamos de pequeños: “¿Estudiar mientras duermes? ¡Qué guay!”). Eso sí, en este caso toma un matiz un tanto inquietante y es que, independientemente de la clase a la que pertenezcan, una vez los niños se convierten en adultos se ven repitiendo de manera mecánica pero con toda naturalidad las frases aprendidas en esa primera etapa. ¿Cómo poner en duda algo que parece formar parte de los pilares de tu sociedad?  La famosa frase “una mentira repetida mil veces se convierte en una verdad” nunca había sido tan veraz. 

Ahora bien, la sociedad no solo es radicalmente distinta por la desaparición de la institución familiar y la ordenación clasista. Llegados a este punto, puedes preguntarte: “Pero… ¿y la población no está triste o furiosa por no tener libre albedrío? ¡Qué va! Quizás no existan la diversidad cultural, el arte, el avance de la ciencia, la literatura, la religión o la filosofía, pero no los necesitan por la sencilla razón de que no saben qué son esos conceptos.
La humanidad es desenfadada, saludable y avanzada tecnológicamente a pesar de su vasta ignorancia sobre lo que conformaba la realidad unas décadas atrás.  La guerra y la pobreza han sido erradicadas y todos son permanentemente felices.
Es más, las parejas monógamas como tal no existen. Todos los individuos son alentados para tener cuantas parejas sea posible (y si es algo esporádico, mucho mejor). A fin de cuentas, todos pertenecemos a todosnadie es de nadie. Y si aun así persiste cierta melancolía o rebeldía ante las decisiones para el bien común, se alienta a todos los individuos a tomar una droga de diseño, el Soma, con el que olvidan absolutamente todo y se dejan llevar por el más hedonista de los placeres.

En este contexto perfecto y ordenado, aparece nuestro protagonista: Bernard Marx. Algo inquieto por la sociedad que le rodea y triste por ver que no encaja del todo no ya con sus compañeros Alfas sino con todo el entramado social (¡Comunidad! ¡Identidad! ¡Estabilidad!), Bernard comienza a comportarse de forma extraña y a cuestionarse el porqué de los pilares de su civilización.
Podría estar escribiendo párrafos y más párrafos sobre las características más relevantes de la utopía planteada en este libro, como el calendario fordiano, basado en la producción del primer automóvil Ford modelo T, las reservas salvajes en las que todavía hay humanos que viven según las antiguas y execrables prácticas de reproducción natural y monogamia o el mundo de colores y olores como reemplazo a las discotecas y cines actuales. Pero creo que será mejor que lo leáis por vosotros mismos.

Un mundo feliz es la novela más famosa del escritor británico Aldous Huxley, publicada por primera vez en 1932. El título tiene origen en una obra del autor William Shakespeare, La tempestad, cuando en el acto V Miranda pronuncia su discurso:

¡Oh qué maravilla!
¡Cuántas criaturas bellas hay aquí!
¡Cuán bella es la humanidad! Oh mundo feliz,
en el que vive gente así.
O wonder!
How many goodly creatures are there here!
How beauteous mankind is! O brave new world,
That has such people in’t.
0659bf1bb5dbf9c1be3f523aec8df631
Ilustración de Vitali Konstantinov

 Aldous Leonard Huxley (1894-1963) fue un escritor y filósofo británico que emigró a los Estados Unidos. Miembro de una reconocida familia de intelectuales, es conocido por sus novelas y ensayos, pero publicó también relatos cortos, poesías, libros de viajes y guiones. A través de sus novelas y ensayos ejerció como crítico de los roles, convenciones, normas e ideales sociales. Se interesó, asimismo, por los temas espirituales, como la parapsicología y el misticismo, acerca de las cuales escribió varios libros. Se le considera uno de los más importantes representantes del pensamiento moderno.

Por su parte, Un mundo feliz es su obra más conocida de toda su literatura y la que más impacto ha tenido, llegando a servir de inspiración a varias canciones, libros y películas posteriores. 
Y, hablando de pantallas, también ha sido adaptada a la televisón, al cine, a la radio e incluso al teatro, convirtiéndose en una de las distopías más populares del panorama cultural del siglo XX y que sigue hoy día tan en voga como lo fue en el momento de su publicación.

 

Las palabras, como los rayos X, atraviesan cualquier cosa, si uno las emplea bien.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s